La Humedad es un problema bastante convencional en muchas viviendas, especialmente en zonas en las que existe mucha condensación de agua, como baños y cocinas.  Esto se produce bien por filtraciones de agua como por goteras.

¿Cómo evitarla?

1.       Lo idóneo sería tener ventana en el baño. Basta con ventilar 10 minutos diarios y el vapor se diluirá, quedando el baño seco. En caso contrario, un extractor de aire o una rejilla también pueden ayudarnos a eliminar el aire condensado durante la ducha.

2.       Los azulejos y baldosas, especialmente los del interior de la ducha o bañera, acumulan mucha humedad por filtración, especialmente en las juntas.

3.       Es imprescindible limpiar y secar el cuarto de baño, así como aconsejamos la mampara antes que la cortina, ya que evitan que la humedad se acumule. Por supuesto, un baño limpio previene humedades, ya que el moho el polvo atrae el polvo, así que mínimo hay que limpiarlo a fondo una vez a la semana.

Por último, algo que nunca tenemos en cuenta son los champús, jabones, etc, que guardamos dentro de la ducha, ya que lo aconsejable sería secarlos después de su uso para evitar humedad y moho.

Y por último, los muebles del baño, especialmente si son de madera, también sufren problemas de humedad, por lo que es conveniente limpiarlos adecuadamente.

¿Y si ya han aparecido las manchas de humedad?

1.       Elimina las manchas con una esponja impregnada en lejía, eso sí, frotando con mucho cuidado.

2.       Limpia con agua templada mezclada con vinagre y amoniaco. O en su defecto, utiliza pintura antimoho o antihumedad.

3.       Limpia las juntas de los azulejos con un cepillo de dientes en desuso y una solución antimoho.

Si necesitas renovar tus baldosas o tienes alguna duda sobre qué tipo de material es el más adecuado, o a qué profesional dirirgirte, no dudes en contactar con nosotros.

En Loiumat nuestra meta es tu satisfacción.

loiumat@loiumat.com

Publicado: 19 de Enero de 2018