Son varias las alternativas que podemos escoger para el suelo de nuestra vivienda; entre ellas la cerámica y la madera son las más habituales. ¿Qué ocurre cuando queremos combinar ambos estilos? Hoy os ofrecemos otra alternativa.

Durante muchos años nos hemos decantado por el parqué como primera opción, ya que la prestancia y calidez que otorgaban no tenían rival, destacando como punto fuerte su confortabilidad, especialmente en zonas frías de nuestro territorio.

Por el contrario, el mayor inconveniente que mostraba un parqué o en su defecto, una tarima flotante, nos lo encontramos en su limpieza y  mantenimiento, muy exhaustivo y meticuloso.  Es por ello que unos años atrás comenzase el auge de la cerámica con terminaciones que imitan la madera, muchísimo más cómodos respecto a ello, y que admiten al mismo tiempo suelo radiante, puntualizando de hecho su dureza y resistencia a múltiples factores externos.

¿Qué sucede cuándo se quieren aunar todas las prestaciones al mismo tiempo? Nace entonces el PAVIMENTO LAMINADO y el PAVIMENTO VINÍLICO.

El suelo laminado, formado por tableros HDF, y con un sistema sencillísimo de colocación denominado “Express-Clic System”, están preparados para suelo radiante y son totalmente antiestáticos, un gran hándicap que tenía el parqué en sus inicios.

Son aptos tanto para interior como para exterior, y ofrecen una gran variedad de decorados (vintage, lisos, decapados, rústicos, etc) así como con diferentes espesores, cuestiones que se determinarán si uso será doméstico o comercial. Su faceta más importante es que no absorben la humedad, por lo que admiten limpieza incluso con fregona.

Además aseguran una reducción de ruido destacable respecto a otro tipo de pavimentos; algunos de ellos alcanzando hasta un 50% menos, denominado como sistema “silencio”.

Otra variante es el suelo vinílico, en PVC virgen con fibra de vidrio, apto para zonas interiores. Además de ser también antiestático, tiene una alta resistencia al fuego, y están preparado para el antideslizamiento, cuestión muy práctica especialmente para superficies húmedas. Lleva integrado un sistema de “Clic-locking System”, que lo deja altamente sellado entre tableros.

Por ello, esta sería la mejor opción para un establecimiento o local comercial, ya que el tránsito de personas que acusa es mayor que en el uso doméstico.

Cuéntanos qué tipo de material necesitas para tu suelo y te ofreceremos  el que mejor se adecúe a tus inquietudes y necesidades.

Déjate asesorar por Loiumat, donde nuestra máxima es tu satisfacción.

loiumat@loiumat.com

Publicado: 20 de Diciembre de 2017